AMOR CONSCIENTE VERSUS AMOR INCONSCIENTE

Hablamos de un amor esclarecido en contra de un amor ciego que te lleva al sufrimiento.

Conocer el dolor y el amor que hubo en tu familia, en tu árbol genealógico, es la única manera para llegar a la paz en tus relaciones presentes. ¿QUIERES AMAR SANAMENTE?
Sigue leyendo…

PONER EL AMOR EN ORDEN

La teoría sistémica nos habla de tres Órdenes del Amor, elaborados por Bert Hellinger..

Si los cumples, tus relaciones serán más satisfactorias y lograrás un gran bienestar en tu vida.

  1. La vinculación: todas las personas tienen el mismo derecho de pertenecer a la familia.
  2. El orden de la jerarquía: cada persona ocupa un lugar en la familia.
  3. El equilibrio entre el dar y tomar: en una relación se genera un intercambio que se regula por la necesidad de llegar a un equilibrio justo entre las partes.

EL ORDEN DE LA VINCULACIÓN

Este orden nos dice que todas las personas tienen DERECHO A PERTENECER a la familia. Nadie puede quedar excluido. Para la conciencia no hay mejores o peores en la familia. Cuando alguien se excluye, otro miembro de la familia mira hacia esa persona, de manera que se identifica con esa persona y vive parte del destino trágico de este miembro excluido.

¿Quiénes pertenecen a la familia? Tú y tus hermanos, tus padres y sus hermanos, los abuelos, los bisabuelos, y muy importante todas aquellas personas que hicieron sitio para que otra nueva pudiese entrar (por ejemplo parejas anteriores). Y todas aquellas personas que hicieron algo que fue una ventaja o desventaja para algún miembro de la familia.

¿Crees que hay alguien que no tiene derecho a pertenecer a tu familia? ¿Hay personas excluidas que reconoces con claridad? ¿Se consideran en la familia a unas personas mejores que otras?

EL ORDEN DE LA JERARQUÍA

Cada persona ocupa un lugar en la familia. A menudo las personas no están en su lugar, creando dinámicas incómodas en sus relaciones.

Por ejemplo muy a menudo se da la inversión del orden entre PADRES E HIJOS. Esto sucede cuando una mujer de 40 años, hace de madre de su madre porque le dice lo que hace mal, y se queja de su madre, e intenta ayudarla a llevar una vida más correcta. Se preocupa por ella como si su madre fuese una niña pequeña. Esta hija acaba agotada intentando dirigir la vida de su madre. ¿Estás en el lugar de hija con tu madre?

Otro ejemplo se da en LA PAREJA. ¿Estás realmente al lado de tu pareja en un mismo nivel? ¿O te sientes inferior, te sientes peor? ¿O por el contrario sientes que tú eres mejor que tu pareja y que el otro no es suficientemente bueno?

EL ORDEN DEL EQUILIBRIO ENTRE EL DAR Y TOMAR

Las relaciones humanas se rigen por el intercambio por lo que damos a los demás y somos capaces de tomar de los otros. Esta es una dinámica relacional natural. Das algo al otro (conocimiento, amor, algo creativo y/o un regalo material) y el otro te devuelve algo parecido y quedáis en paz. Si pensamos en una relación comercial esto está claro, pero lo mismo sucede en una relación emocional con nuestros seres queridos. Para llegar a la PAZ, EL INTERCAMBIO DEBE SER EN EQUILIBRIO. De lo contrario se generan deudas entre las partes.

¿Das en exceso a los otros y de una forma un tanto apegada? ¿Das poco al otro? ¿Qué tipo de intercambio generas? ¿Generas más intercambio a nivel mental (hablar con otros), a nivel emocional (amor y ternura), a nivel sexual/creativo (sexo y actividades creativas) y a nivel corporal (regalos, cenas, etc.)? ¿Generas este intercambio en equilibrio?

¿QUIERES SABER MÁS DE LA TEORIA Y PONER EL AMOR EN ORDEN?

Para que puedas conocer Los Órdenes del Amor, he desarrollado tres clases teóricas.

Cada uno de los PROGRAMAS DE MEDITACIONES FAMILIARES incluye un número de clases online grabadas. Así, no sólo experimentarás la parte práctica sino que podrás aplicar directamente la teoría en tu árbol genealógico. Cada clase dura una hora y todas incluyen ejercicios prácticos.

Meditaciones Familiares incluye teoría + práctica.
El resultado es tu éxito personal, tu autoconocimiento.
¡Pon EL AMOR EN ORDEN en tu vida!

Te quiero,

Beatriz
Imagen: Pixabay.

No hay comentarios

Déjanos un comentario